¿Qué son los macronutrientes?

” Sin salud la vida no es vida; es solo un estado de languidez y sufrimiento – una imagen de la muerte.” – Buddha.

¡Hola a tod@s, chicas y chicos de Mentalidad Fitness!

Estamos aquí una semana más para hablaros en vuestro blog de un término básico en nuestro mundo y en nuestro día a día: los macronutrientes.

¿Qué son los macronutrientes?

Son aquellos nutrientes que suministran la mayor parte de la energía metabólica del organismo. Los principales son glúcidos, proteínas, y lípidos.​ Otros incluyen alcohol y ácidos orgánicos. Se diferencian de los micronutrientes, las vitaminas y minerales, en que estos son necesarios en pequeñas cantidades para mantener la salud pero no para producir energía. .

En Mentalidad Fitness ya hablamos de las funciones de los micronutrientes y lo puedes encontrar pinchando aquí.

Por tanto, estos nutrientes son los que, nos proporcionan la energía necesaria para nuestro funcionamiento, de manera general.

¿Son los mismos? Las funciones de los macronutrientes.

No, no lo son. Cada uno cumple su función:

  • Las proteínas: Las proteínas desempeñan un papel fundamental para la vida y son las biomoléculas más versátiles y diversas. Son imprescindibles para el crecimiento del organismo y realizan una enorme cantidad de funciones diferentes, entre las que destacan:- Estructural. Esta es la función más importante de una proteína
    – Contráctil.
    – Enzimática.
    – Homeostática: colaboran en el mantenimiento del pH.
    – Inmunológica.
    – Producción de costras.
    – Protectora o defensiva.
    – Transducción de señales.Todos los procesos biológicos dependen de la presencia o la actividad de este tipo de moléculas.
  • Glúcidos: tienen funciones tanto energéticas como estructurales. Los glúcidos energéticos disponen de energía a nuestro organismo con el fin de mantener su actividad. Los estructurales, por su parte, forman estructuras esqueléticas.
  • Lípidos: entre sus funciones podemos enumerar, por ejemplo:
    – Función de reserva energética.
    – Función estructural.
    – Función reguladora, hormonal o de comunicación celular. Las vitaminas liposolubles son de naturaleza lipídica (terpenos, esteroides); las hormonas esteroides regulan el metabolismo y las funciones de reproducción; los eicosanoides poseen un papel destacado en la comunicación celular, inflamación, respuesta inmune, etc.
    – Función transportadora. El transporte de lípidos desde el intestino hasta su lugar de destino se realiza mediante su emulsión gracias a los ácidos biliares y a las lipoproteínas.
    – Función biocatalizadora.
    – Función térmica. En este papel los lípidos se desempeñan como reguladores térmicos del organismo, evitando que éste pierda calor.

Si hablamos de macronutrientes, ¿Por qué las grasas tienen tan mala fama?

Visto lo visto, entendemos que todos los macronutrientes juegan un papel fundamental en nuestra existencia como seres vivos. Pero, ¿Por qué las grasas son malas? Evidentemente, las grasas NO son el problema. Pues son estrictamente necesarias. Como las proteínas. Y, como los glúcidos -o mal llamados, hidratos de carbono-.

Como se está empezando a proclamar desde el sector de la nutrición: tenemos que mirar la procedencia. Pues, es la comida procesada la que está desnaturalizada. Es la que no tiene propiedades nutritivas. Cuando la comida se convierte en basura, dejando de ser un alimento. Y ese, es el secreto de la alimentación saludable.

Las grasas no son las culpables de la obesidad mundial, ni de la diabetes, ni de la aterosclerosis, ni de los ataques cardiacos. Algunas de las causas, a mi modo de ver, ciñéndonos a la alimentación, son:

– Sedentarismo.
– Exceso de azúcares y carbohidratos refinados. Incluyendo jarabes de maíz y de glucosa.
– Exceso de grasas trans artificiales.

Alimentología Cruda.

Grasas y grasa. La “intrincada” cuestión.

Si bien hablábamos hasta ahora de macronutrientes y un pequeño inciso a las grasas, ahora lo hacemos a algo que no tiene nada que ver: la grasa. La grasa -comúnmente conocida- o, tejido adiposo. Este tejido adiposo no es un macronutriente; está formado por células almacenadas bajo la piel, cuyo nombre es adipocito. Estas células guardan el exceso de energía -provenga de donde provenga- para la época de las vacas flacas. Y, esta época muchas veces es la vida a partir de las 22 h cuando el supermercado ha cerrado.

 

Vivimos en un undo con una sobreexposición a la comida y a los productos refinados.

Así que ya sabéis: tenemos que hacer una visión más general de la alimentación. De lo que son las proteínas, glúcidos y grasas. Debemos entender el conjunto de éstos nutrientes como un todo. Y de la ciencia que los estudia, la nutrición.

A su vez, entendamos las perspectivas. No todo es blanco o negro. Pero, siempre hay cosas más oscuras y cosas más claras. No es cuestión sino de salud. Aquello que nos hará vivir mejor hoy, y mañana.

Bibliografía:

Wikipedia.

Alimentología cruda: http://www.alimentologiacruda.es/2014/03/las-grasas-lipidos-y-su-impacto-en-la.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *