Nunca es tarde para empezar a cuidarse y hacer deporte.

“Ambición y amor son las alas de las grandes acciones” J. Wolfgang von Goethe.

 

 

Hola a todos, chicas y chicos de Mentalidad Fitness.

Estamos aquí una semana más para animaros a comenzar una vida más saludable, a hacer más ejercicio y comer mejor. No solo eso. Os animamos a continuar, si ya empezásteis.

Hoy, quería hablar de aquellas personas que se inician en la práctica deportiva y/o en la alimentación saludable en un momento en el cual, una persona normal diría: “ya es muy tarde, ya para qué”.

¿Os sentís identificados?

Si la respuesta es sí, la consecuencia no es castigarse.

Es, simplemente, poner un “tic” en la casilla del sí y sentarse, con uno mismo -papel y lápiz- y escribir las siguientes cuestiones:

  1. ¿Qué me gustaría cambiar?
  2. ¿Cómo podría lograrlo?
  3. ¿Qué voy a hacer yo para conseguirlo?
  4. ¿Cuál es el plazo que me doy para ello?

Una vez estructuramos este pequeño diálogo interno -con preguntas y respuestas-, no queda más que ponerse manos a la obra.

Nunca es tarde, si la dicha es buena.

Está bien claro que no vivimos para siempre. Pero, siempre podemos cambiar a mejor. Y mejorar siempre merece la pena.

¿Quién es tu ejemplo a seguir?

Todos tenemos referentes a la hora de hacer algo, de iniciar un cambio o, simplemente, adoptamos una conducta porque nos gusta esa forma de pensar o de actuar de alguien en concreto.

¿Quién te motiva a seguir en tu camino a tener una vida más saludable? ¿Quién puede ser un referente para empezar a cuidarse?

Si aún sigues pensando que es demasiado tarde para empezar a cuidarse, aquí tienes varios ejemplos.

Ernestine Sheperd.

Ernestine es una culturista retirada nacida en el año 1936. Se hizo famosa por ser la mujer culturista más mayor en competición, en 2010 en el Guiness Book of World’s Record.

Esta mujer de 81 años, si bien no compite a día de hoy, sigue estando en activo.

Lo más llamativo es que, Ernestine comenzó a hacer deporte a los 56 años junto a su hermana, al darse cuenta de que estaban pasadas de kilos probándose unos bañadores. Su hermana compitió en culturismo, aunque murió por un aneurisma cerebral en 1992. Desde entonces, Ernie -como era conocida en el mundo del culturismo- compitió en culturismo ganando dos campeonatos. No sólo eso. desde que cumplió 56 años, ha corrido 9 maratones.

Y, ¿Qué come Ernestine Sheperd? ¿Cómo entrena?

No parece ningún secreto. E. Sheperd declaró que su dieta consiste en una ingesta de 1700 kcal diarias basadas en claras de huevo cocidas, verduras y pollo. Lo combina con 80 millas por semana.

Sí que tengo que añadir que su dieta es poco variada, aunque esa es ya sólo mi opinión.

Antonio Carrasco.

Antonio es un compañero de batallas en tarima, en eventos de powerlifting y en el gimnasio. Tengo el placer de conocerlo y viajamos juntos en mi segunda competición de Fitness Men’s Physique. Una gran persona a la que tengo un gran aprecio y estima.

Para mí, él es un referente a nivel psicológico y mental, además de físico a su edad. De afrontar la vida siempre desde un punto de vista positivo. Más aún, porque conocía a otros de mis referentes personales: mi abuelo.

Antonio es, como E. Sheperd un competidor con una mentalidad ganadora, una mentalidad fitness, y no tiene rival. Y cuando digo: no tiene rival, es que no lo hay. A su edad, no hay “abueletes” que estén -normalmente- en esas condiciones físicas para subirse a la tarima, hacer un peso muerto o cualquier otro tipo de desafío que desmontaría más de una cadera. Por ello, ha sido campeón en varias ocasiones en su categoría tanto en culturismo como en powerlifting, estableciendo récord a nivel nacional. Casi nada.

Vicente Quintero.

Mi abuelo, por otro lado, ha sido otro de mis referentes en el mundo del deporte. Me jodió bastante que se fuera sin poder ver donde sus nietos están ahora.

Recuerdo con una sonrisa cuando siempre me alentaba a practicar deporte, a correr, a hacer pesas, a moverme en definitiva. Ayudarme a hacer el pino, a salir conmigo y tirar de mí mientras yo iba en lo alto de un cochecito de niños pequeños diciendo: “¡Más rápido!”. Qué cabrón yo, con perdón, que lo estaba quemando a HIIT sólo para que yo me riese un rato.

Otro señor campeón. Compitiendo a nivel provincial y a nivel autonómico, ganando medallas, corriendo maratones, finalizándolas y, cuidando a su familia.

Competíamos hasta que, “el que acabe primero el postre, tiene derecho a comer del otro“. Así es fácil imaginar por qué yo estuve gordo durante años.

Nunca es tarde para empezar a cuidarse. Nunca es tarde para mejorar.

“Listen to my story”, decía Tidus, personaje principal de Final Fantasy X. Como ya probablemente hablé en algún artículo -aunque sería muy difícil encontrarlo- comencé a ir al gimnasio a la edad de 15, de manera muy ocasional. Hasta los 20, fui incrementando la frecuencia, combinando con natación, kickboxing, fútbol -o, pachangas más propiamente dicho-.

En cualquier caso, no fue hasta septiembre de 2016 cuando deje de ir al gimnasio y empecé a entrenar de verdad. Tengo que decir que fue gracias a la Escuela de Culturismo Natural de Roberto Amorosi y al BIIOSystem. Ya he hablado sobre ello aquí.

He aprendido de mis referentes. La Escuela en sí, es un magnífico referente. Y estoy enormemente agradecido por formar parte de ella. No será en este artículo en los que pondré nombres individuales, pues no es el objetivo del post -de lo cual espero escribir más pronto que tarde-.

Lo que quería decir con esto -para terminar- es, para ponerse manos a la obra, no importa el momento, la edad, el sexo, la condición física o personal. Cuidarse es mejorarse a sí mismo. Y para mejorar, lo único que necesitamos es: actitud y ganas de aprender. Porque nunca se sabe todo, y todo se puede mejorar.

Nos leemos pronto, amigos de España y Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *