ENTRENAMIENTO HIIT VS ENTRENAMIENTO LISS

HITT o Entrenamiento Liss

“Si el plan no funciona, cambia el plan, nunca el objetivo”

Buenas chicos, como podéis ver por el título del post, hoy vengo a hablaros del HIIT y el LISS, esto es, dos sistemas distintos de entrenamiento cardiovascular sobre los que pasaremos a contemplar sus puntos positivos y negativos, así como situaciones o estados en los que sea más recomendable uno que otro, o incluso el uso de ambos. Así que, sin más preámbulos, allá vamos:

High Intensity Interval Training

El HIIT, o entrenamiento de alta intensidad por intervalos, es un sistema de entrenamiento cardiovascular en el que se prioriza la intensidad en cortos periodos de tiempo. Normalmente de una duración máxima de 20-30 minutos (dependiendo del nivel de entrenamiento).

EL HIIT es muy interesante por varios motivos:

  • Al poner a nuestro cuerpo al límite, la mejora de nuestro sistema cardiorrespiratorio es infinitamente mayor que con el LISS.
  • Permite alcanzar en 20 minutos mayores beneficios que los logrados durante una sesión LISS, dado que incluso después de nuestra sesión de HIIT nuestro cuerpo seguirá en un estado altamente metabólico, lo que nos ayudará a quemar más calorías post-entrenaminto.
  • Es más efectivo para la quema de grasa y mantenimiento de la musculatura. Esto es así debido a que el ejercicio exige a nuestro cuerpo una intensidad a la que no se puede adaptar con facilidad al no ser lineal en el tiempo, por lo que requerirá mayor energía para hacer frente a ella.
  • Si quieres lograr un buen tono de manera rápida. Sin embargo, esto debe de ir acompañado de una alimentación que nos permita hacer frente a estos entrenamientos. Hemos de ser conscientes de que para llevarlos a cabo necesitaremos buenas dosis de energía, y no llegar con nuestros almacenes justos para dar dos carreras y tener agotados los niveles de glucógeno.

Que contras le veo al HIIT

  • No es apto para todos, personas con problemas de corazón no sería aconsejable que practicaran este sistema a no ser que haya habido un previo control médico que lo autorizara.
  • Al ser un entrenamiento exigente, necesita de un tiempo de recuperación.
  • Si estas en una etapa de definición estricta, este entrenamiento no es para ti en estos momentos. Al ser muy exigente necesitaras altas dosis de energía que te ayuden a hacer frente al mismo y normalmente las energías de la que disponen estos atletas suelen estar reservadas para la sesión de pesas, por lo que aquellas personas que en estos momentos anden contando calorías al gr. para estar en un acusado déficit calórico busquen un entreno quemagrasas, les recomendaría muchísimo más las sesiones de LISS.

Low Intensity Steady State

El LISS, o estado estable de baja intensidad, es un sistema de entrenamiento cardiovascular en el que se prioriza el volumen de tiempo de ejercicio en una intensidad baja, concretamente, una intensidad no superior al 60% de nuestras ppm para conseguir mantenernos en la zona de quema de grasa. En este caso, la duración podrá ser mucho mayor desde los 30 a los 60 minutos.

El LISS también puede ser interesante por varios motivos:

  • Es apto para cualquier persona, tanto si nos encontramos en fase de definición, mantenimiento o volumen.
  • Si estamos en una fase de definición, este entrenamiento cardiovascular será perfecto para atacar esa grasa de la que nos queremos deshacer, ya que no requiere unos niveles de energía excesivamente altos al ser un ejercicio que se debe hacer al 60% de nuestras pulsaciones máximas.
  • Al no ser un entrenamiento exigente, no se hace necesario que exista un tiempo de recuperación.

Contras que le veo al LISS:

  • Si lo comparamos con el estado altamente metabólico en el que nos deja un entrenamiento de HIIT en el que tras el entrenamiento seguiremos quemando calorías, en el caso del entrenamiento LISS la quema de grasas se detiene en el momento en el que paramos el ejercicio.
  • Dado que no es necesaria una adaptación por parte de nuestro cuerpo a este entrenamiento lineal en el tiempo, sus facultades para la mejora cardiovascular y la resistencia se ven mermadas en comparación con el HIIT.
  • No ayuda al mantenimiento de la musculatura si solo y exclusivamente usamos este método de entrenamiento, menos aun si estamos en déficit calórico. Caso de multitud de mujeres que van al gimnasio a hacer horas y horas de elíptica, cinta, escaleras… y las pesas, si acaso, de 2’5 Kg y gracias.

Conclusiones

¿Qué conclusiones podemos sacar de lo anteriormente mencionado? Pues principalmente que ninguno es mejor que el otro en términos absolutos. Va a tener mucho que ver tanto nuestros objetivos, como nuestra situación de partida, como nuestros gustos personales. Bajo mi punto de vista, ambos sistemas son perfectamente complementarios y no descarto que estén presentes en nuestros entrenamientos semanales. Hay que ser bueno y estar entrenados en todos los aspectos posibles para la mejora en general de nuestras capacidades.

Y con esto me despido, espero que lo hayáis encontrado interesante y como siempre, si queréis que hablemos en próximos artículos de algún tema en concreto, dejadlo en los comentarios.

Saludos a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *