Edulcorantes. ¿0 calorías saludables? III parte.

Edulcorantes artificiales

“Edulcorantes, ¿artificiales o naturales?”

Hola a todos chicas y chicos de Mentalidad Fitness.

Esta semana completamos la serie relativa a los edulcorantes. Finalizamos con esta tercera parte con la última tanda de aquellos edulcorantes que son utilizados diariamente en muchísimos productos que consumimos.

Además, haremos referencia especial a un endulzante más y unas conclusiones personales para acabar estos posts. Espero que os guste y que os haya merecido la pena de leer.

E 960 – Estevia:

  • Natural procedente de las hojas de la planta Stevia Rebaudiana.
  • Aporta pocas calorías y endulza hasta 300 veces más que el azúcar: 5 gramos equivalen a un kg de azúcar. (No confundir con el subproducto a base de eritritol).
  • Se discute la posibilidad de causar infertilidad en uso prolongado.
  • Los estudios científicos son contradictorios.
  • En principio, su uso estuvo prohibido. Está permitido en países sudamericanos y asiáticos.
  • Es difícil saber porqué se considera peligroso o porqué no. Si es peligroso directamente de la hoja o en su uso tras la extracción de los glucósidos de esteviol.
  • Se usa en productos dulces, bebidas, chicles, caramelos, etcétera.
  • Tiene un bajo efecto sobre la glucosa en sangre.
  • IDA: 4 mg / kg peso.
  • No produce caries en los dientes.
  • Las hojas de la planta Stevia se comercializan en países como Argentina, Japón, siendo China el mayor exportador del mundo.

E 961 – Neotamo:

  • Químico.
  • Tóxico*.
  • Procede de la reacción química de Aspartamo (E 951) y Dimetilbutil -tóxico, inflamable e irritante-.
  • Se comercia bajo el nombre de Nutrasweet, de Monsanto.
  • Es moderadamente estable al calor, lo que le diferencia del aspartamo.
  • Mantiene el resto de efectos perjudiciales del Aspartamo.
  • Se emplea para bebidas, yogures, bollería y productos horneados.
  • Endulza entre 7000 y 13000 veces más que el azúcar y 30 veces más que E 951.
  • No produce cambios importantes en el azúcar en sangre.
  • No se acumula en el organismo.
  • Existe controversia en cuanto a sus efectos nocivos por proceder del E 951 – Aspartamo.
  • Es el único edulcorante sintético calificado como seguro por la Center for Science in the Public Interest –CSPI-.
  • * Opinión: siempre es mejor priorizar la salud, por tanto, no utilizaría demasiado los edulcorantes sintéticos..

E 962 – Sal de aspartamo y Acesulfamo:

  • Sintético.
  • Tóxico.
  • Se obtiene con dos partes de aspartamo por cada una de acesulfamo K.
  • Endulza 350 veces más que el azúcar.
  • Se comercializa desde 2007 por Nutrasweet.
  • Se combinan los efectos secundariso de los dos edulcorantes por separado.
  • Se emplea para bebidas, chicles, refrescos, bollería, zumos, etc.

E 963 – Tagatosa:

  • Se encuentra de manera natural en frutas, lácteos o cacao.
  • Se puede extraer químicamente de la lactosa.
  • No tóxico.
  • Textura y sabor similar al azúcar.
  • 60 % menos de calorías que el azúcar.
  • Se utiliza para productos horneados, mermeladas, chocolates y productos para diabéticos.
  • No tiene efectos secundarios.
  • No produce importantes cambios en la insulina en sangre.
  • Calificada como segura por la FAO.
  • Es beneficioso para la flora intestinal.
  • No provoca caries.
  • Incrementa los niveles de colesterol HDL – o colesterol bueno-.

E 965i – Maltitol:

  • Sintético.
  • Es un poliol o alcohol de azúcar.
  • No produce caries.
  • Endulza alrededor de un 70 % en comparación con el azúcar.
  • Tiene un 50 % de calorías menos que el azúcar.
  • Posee un alto IG – índice glucémico-.
  • Es menos potente que otros alcoholes del azúcar, por lo que se necesitan grandes cantidades para conseguir el mismo.
  • Sus efectos nocivos en bajas dosis son flatulencias y diarreas; en grandes dosis puede producir cólicos.

E 965ii – Jarabe de Maltitol:

  • Ver info. Relativa a E 965i.

E 966 – Lactitol:

  • Sintético.
  • Es un poliol.
  • Es comercializado como Danisco y Purac Biochem.
  • Endulza un 40-50 % menos que el azúcar.
  • Es utilizado como laxante en medicina.
  • Tiene 2,4 kcal por cada gramo.
  • No produce incremento importante de la insulina en sangre.
  • Promueve la salud del colon como prebiótico.
  • No produce caries.
  • Sus efectos nocivos son similares al maltitol E 965i, además de producir calambres.

E 967 – Xilitol:

  • Sintético.
  • No tóxico.
  • Se obtiene de la madera de abedul.
  • Natural
  • Es un poliol o polialcohol.
  • Aporta 2,4 kcal por cada gramo.
  • Endulza igual que el azúcar.
  • Tiene un IG – índice glucémico- bajo.
  • No sólo no produce caries sino que tiene un efecto protector.
  • Su sabor recuerda a la menta por su frescor.
  • Es apto para diabéticos.
  • No tiene efectos secundarios.
  • Su consumo excesivo puede provocar efectos laxantes.
  • Es tóxico en perros: en dosis bajas provoca insuficiencia hepática. NOTA: nunca ofrezcas a tu perro alimentos con azúcar. Lo matarás.

E 968 – Eritritol:

  • Natural y sintético.
  • Es un alcohol del azúcar -polialcohol- procedente de la fermentación de frutas.
  • Su dulzor es 30 % menor que el azúcar y su contenido calórico es un 95 % inferior.
  • No produce caries en los dientes.
  • Se considera seguro.
  • Su dosis segura es de 50 gramos.
  • Su consumo excesivo puede producir efectos laxantes, hinchazón de estómago, gases…
  • No eleva la glucosa porque se absorbe casi en su totalidad en el intestino.
  • Se utiliza para endulzar galletas, refrescos, chocolates sin azúcar, entre otros.
  • No produce efectos en el tracto intestinal como otros polialcoholes -xilitol y maltitol-.

Otros endulzantes. Las alternativas Pseudo-naturales.

Si bien hasta ahora hemos visto edulcorantes con nombres algo complejos y sofisticados, hoy en día también se comercializan alternativas como son la fructosa, el azúcar de coco, sirope de ágave, azúcar de caña, azúcar moreno, entre otros. Todos ellos se posicionan como una panacea, un milagro. Y creedme. No lo son. Incluso, me atrevería a decir que son peores que el azúcar.

Para no prolongarme demasiado, os diré que -como de seguro ya sabéis- el azúcar de mesa sólo aporta calorías vacías. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que no aportan ningún micronutriente ligado a ese aporte de calorías. Por tanto, no suponen ningún beneficio a nivel orgánico. Simplemente, energía. Y ese exceso, supone un perjuicio. Como todo exceso, por supuesto.

El azúcar de mesa aporta un 50 % de glucosa y un 50 % de fructosa. Y la fructosa no tiene un índice glucémico alto como lo tiene la glucosa. Por tanto, no se digiere y no se suma al torrente sanguíneo a la misma velocidad que lo hace el azúcar. Hasta aquí, todo simple y bonito. Pero, se ha demostrado que, la fructosa va directamente al hígado produciendo un esfuerzo adicional al mismo. ¿Esto que supone en exceso? La aparición de patologías como el hígado graso. Y esto puede desembocar en una cirrosis o en un cáncer.

El azúcar moreno se tratará y procesará de igual manera que el azúcar de mesa, siendo inservible como alternativa real. Siempre quedará ir a lo ecológico y la fe.

El azúcar de coco tiene un problema similar. Si bien es algo más positivo que el azúcar de mesa, aporta igualmente fructosa procedente de la sacarosa que incluye. Por tanto, al fin y al cabo, parecía bonito pero…

El sirope de ágave, por su parte tiene detractores y adoradores a partes iguales. Si bien yo te expongo aquí dos links para que tú mismo entres a valorar si merece la pena usarlo, o si por el contrario, es mejor olvidarlo.

La miel. Alimento natural.

Mención especial merece un antiguo alimento que se ha usado tanto por su poder endulzante como por sus propiedades nutritivas.

La miel es el endulzante natural por excelencia. Y, amigos, os digo de primera mano que si topáis con miel procedente directamente de colmena, sin pasar por fábrica o industria os estaréis haciendo un enorme favor a vuestra salud y a vuestro paladar. Creedme. No hay comparación.

Estando en Letonia he tenido la suerte de descubrir una miel ecológica que no tengo que comprar y que es, con muchísima diferencia, la mejor que he probado. Incluso entre ecológicas.

La miel es un producto TOP. Os lo aseguro. Y sí, es cierto. Aporta las mismas calorías que el azúcar. Pero, a su vez se compone de cuatro tipo de azúcares, incluidos -también- glucosa y fructosa.

Pero, ¿Por qué la miel es saludable? Ojo con esto no quiero incentivar el consumo de miel como si fueran los tarros de nutella que os metéis en los cheat days. Ojo, que tampoco abogo por cheat days y desfases con botes de nutella, o mejor azúcar con sabor a chocolate.

Así, la miel tiene las siguientes propiedades:

  • Antiséptica.
  • Anti inflamatoria.
  • Protectora gástrica (úlceras estomacales).
  • Mejora la digestión.
  • Función cicatrizadora.
  • Función prebiótica: ayuda a crear y mantener flora bacteriana para el funcionamiento correcto del organismo.
  • Mantiene saludable el sistema inmunológico.
  • Efectos calmantes: respiratorios, dolores (garganta).
  • Tratamiento de alergias.
  • Reducción del colesterol.
  • Prevención de patologías del corazón.
  • Alivia el estreñimiento.
  • Anti estrés y anti ansiedad.

Pero además, la miel contiene:

  • Zinc.
  • Magnesio.
  • Calcio.
  • Potasio.
  • Sodio.
  • Hierro.
  • Cobre.
  • Fósforo.
  • Selenio.
  • Vitaminas del grupo A.
  • Vitaminas del grupo B.
  • Vitaminas del grupo C.

Pero, cuidado. Cuando compres miel, asegúrate que es 100% miel. Ya que se comercializa, más barato, miel mezclada con sirope. De todas formas, para que no te la den con queso, puedes hacer lo que se dice en este link.

Tengo un amigo con quien entrenaba en mi etapa anterior en España, quien junto con su esposa venden miel ecológica y tienen una tienda online. Os dejo aquí el link, por si os interesa. Yo no gano nada, pero ya que es de confianza os aseguro que podríais conseguir calidad a través del mismo.

Conclusiones.

¿Qué cabe destacar de todo lo dicho hasta ahora?

Simplemente. Sacad vuestras propias conclusiones. Yo ya tengo las mías. Yo opto por lo natural. En la medida que sea posible. Y querer, es poder. La salud vale más que cualquier otra cosa. Y la salud, no se gana. En todo caso, se recupera. Y si no, se pierde. Por tanto, no la pierdas de más.

Nos leemos en siguientes artículos y que tengáis un feliz verano (o lo que aun queda de él) y de las vacaciones.

Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *