Culturismo natural a fondo: Entrevista a Roberto Amorosi. El entrenamiento (II).

Roberto Amorosi

¿Entrenamiento inteligente?

Hola a tod@s, chicas y chicos de Mentalidad Fitness. Estamos aquí, una semana más para ofreceros más y mejor contenido en vuestro blog, Mentalidad Fitness.

En esta ocasión, volvemos a la carga con la segunda entrega de “Culturismo natural a fondo:”.

Como ya veníamos hablando la semana pasada, tenemos el placer de continuar la entrevista que Roberto Amorosi nos concedió.

El motivo por el cual decidimos hacerla en partes es, simplemente, tratar de ser más dinámico en el texto que ofrecemos. En Mentalidad Fitness escriben personas como tú, y sabemos que un texto demasiado largo llevará tiempo de lectura.

Y desafortunadamente, amigos hispano-hablantes, no solemos tener demasiado durante el día para dedicárselo a una sóla fuente de nuestras ocupadas redes sociales.

Dicho esto, para poneros en situación te recomiendo que leas la primera parte de la entrevista a Roberto Amorosi. Sin duda, es contenido de una calidad más que elevada. Sinceramente, creo que Roberto es una gran fuente de conocimiento y no gastarás un segundo de tu tiempo en leer algo que no sea útil. Lo sepas de antemano o no, probablemente que te lo diga él es, cuanto menos, un apoyo.

Así pues, aunque en la primera entrevista pudimos saber quién es Roberto Amorosi, sus datos personales en 2016 son los siguientes.

Ficha técnica.13164249_1141900252507401_8124578413369438758_n

Nombre: Roberto Amorosi Hernández.

Edad: 37

Años de entrenamiento: 22 años.

Altura: 188 cm

Peso: 101 kg en competición – 110 kg fuera de temporada

¿Qué entrenamiento consideras que es el más inteligente y eficiente a la hora del ejercicio con pesas?

El mayor secreto del entrenamiento, es que no existen secretos. Sólo hay que “echarle huevos”. Así de simple.

Hoy en día hay demasiada confusión. Ahora están todos locos con que si Frecuencia 2 y cosas súper sofisticadas. Como si de repente fueras a crecer porque acabas de descubrir “el agua caliente”.

En realidad, ningún enfoque te va a funcionar si no pasas por el trabajo duro y de hecho, en la historia del entrenamiento con pesas, siempre han existido gente Fuerte y Grande. Incluso en la postguerra y cuando no se periodizaba nada ni se sabían estrategias sofisticadas de alimentación o ejecución técnica. Se buscaba tirar cada vez más pesado, ser fuerte. Fin del juego.

Sin embargo, a la hora de optimizar los resultados para la mayoría de usuarios (volviendo a la clasificación mencionada anteriormente), consideraría los siguientes puntos:

Para un principiante la repetición del gesto técnico es fundamental y su prioridad es aprender las correctas líneas de fuerza y generar cada vez más intensidad por lo que un enfoque en multifrecuencia como un Full Body a días alternos (3 veces por semana) sería ideal.

Para un intermedio, el objetivo es perfeccionar su capacidad de activación y aprender a entrenar con intensidades cada vez mayores, por lo que CONDENSAR el trabajo hacia cada distrito muscular en cada sesión, es muy productivo para este fin. En esta fase, un SPLIT de toda la vida Empuje/Tracción con frecuencia 1 y técnicas de intensidad progresivamente más duras, es lo mejor.

Finalmente, cuando se es realmente avanzado -y por ello entiendo que al menos, seamos capaces de levantar con buena técnica:

  • 1,5 veces nuestro peso corporal en press banca,
  • 2 veces nuestro peso corporal en sentadilla y
  • 2,5 veces nuestro peso corporal en peso muerto-

la multifrecuencia vuelve a tener un papel fundamental, porque permite DISTRIBUIR el volumen de trabajo total en más sesiones, a paridad de intensidad.

Para un avanzado, Intensidad y Volumen tienen que ir aumentando a la vez de forma inteligente y esto se vuelve imposible hacerlo en una sola sesión semanal. Pero estamos hablando de TONELAJE. Nada que ver con tirar pesos de Mickey Mouse 2 o 3 veces por semana: si tiráis pesos de ratón de Disney, seguiréis teniendo cuerpo de ratón de Disney.

A pesar de todo y más allá de las modas, el cuerpo es más inteligente que nosotros por lo que después de una fase inicial de ajuste, se ADAPTARÁ a casi cualquier enfoque. Los resultados llegarán siempre y cuando entrenemos DURO.

¿Por qué piensas que hoy día el sistema Weider sigue teniendo tanta influencia en los gimnasios? ¿Hasta qué punto es un entrenamiento efectivo y eficiente?

Porque casa perfectamente con la mentalidad judeocristiana del Sufrimiento finalizado al Sufrimiento, en pro de la promesa de algún tipo de premio en el más allá.

Nos encantan las películas de Rocky besando la lona y recibiendo leñazos tras leñazos una y otra vez, porque siempre vuelve a levantarse y al final, no se sabe cómo, le gana al Ruso Dopado.

Además de olvidarnos de que es una película, también nos olvidamos de que hay otras formas más realistas de ganar, y es cuando el que besa la lona es el contrincante y tú te vas a casa sin la cara como globo. Por eso siempre hablo del NO BRAIN – NO GAIN (sin cerebro, no hay ganancia). [O lo que es lo mismo: sé inteligente y tendrás ganancia].

Sin embargo, los hermanos WEIDER fueron unos genios del marketing popularizando el culturismo en todo el planeta. Supieron muy bien colar sus suplementos y maquinarias milagrosas tras lema “Entrena como un campeón para ser un Campeón”, vendiendo la imagen de atletas súper-ciclados que, a pesar de todo, hoy en día la gente idolatra como si estuvieran presos por una especie de “Síndrome de Estocolmo del Culturismo”.

Y hasta hoy así es. Detrás de un NO PAIN – NO GAIN que suena muy machote y espartano, aunque lleva a “Entrenar como un campeón, para frustrarse como todos los demás” y termina por ser la mejor forma de acercarse al mundo del Doping.

Pon en una batidora:

  • “sacrificio y sufrimiento” diario en el gimnasio,
  • dietas crónicamente extremas y monótonas,
  • estancamiento y ausencia de resultados,
  • admiración por físicos construidos a base de gominolas,
  • lemas pegadizos de que “tu eres un guerrero sin miedo al dolor (PAIN) y no una nenaza como los gordiflacos de allí fuera”,
  • júntate con gente al que le han hecho el mismo lavado de cerebro…

Agítalo todo durante un tiempo y tienes la mezcla perfecta para empezar a pincharte el trasero y, verlo como lo más normal del mundo.

Obviamente si:

  • a cada 100 personas que se apuntan en el gimnasio,
  • se les ofrece a todos el mismo sistema de entrenamiento y
  • 99 no consiguen nada -por lo que se desapuntan- ,
  • uno con más talento genético (o ayuda farmacológica) consigue ponerse grande y sigue entrenando.

Tras 1000 personas que hayan pasado por ese gimnasio, quedarán 10 grandotes en la sala, dando la sensación de que lo que se hace allí funciona.

Y así seguimos desde los años ‘80. Si por arte de magia el doping desapareciese del mercado, otro gallo cantaría y probablemente el Weider ya no sería tan popular.

A pesar de todo, considero que este tipo de entrenamiento puede ser útil, periodizándolo inteligentemente, en la última fase del currículo deportivo de un atleta natural.
Cuando ya se ha alcanzado el máximo potencial genético y se tiene un nivel de fuerza muy bueno, trabajar con mucho volumen y variedad de ejercicios, puede optimizar la hipertrofia sarcoplasmática y permitir conseguir un aspecto muscular más maduro y con más detalles.
Hacerlo cuando se es novato o intermedio y tenemos amplios márgenes de aumento de fuerza y desarrollo muscular, considero que es contraproducente y una pérdida de tiempo.

Hasta aquí la segunda parte de la entrevista a Roberto Amorosi.

La semana que viene culminaremos con el resto del bloque dedicado al entrenamiento. Espero que, el enfoque al entrenamiento inteligente y eficiente os haya gustado.

Y recordad, ¡compartid el RRSS el contenido para que el blog siga creciendo!

Nos leemos la semana que viene, ¡amigos de España y Latinoamérica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *